11:11

Despertar sexual

Publicado por Cayman |

Este es un excelente relato que nos envió Jorge, espero lo disfruten tanto como nosotros.

Hola, pues no dejo de deleitarme leyendo su blog, soy un amante del erotismo, de las curvas pronunciadas, curvas sutiles... de las curvas femeninas, ser que brinda, regala y llena de placer y gozo mi cuerpo........ Ufffffffffffff
Bueno, vi que en la entrada de "Báilame la Suavecita" hablan del baile y como está ligada "al proceso de cortejo"
Me gustaría aportar una pequeña vivencia que tuve hace unos cuantos ayeres:



13 años, edad en la cual mi actividad sexual comenzó a invadir mi cuerpo... Sentía un calor que no sabía cómo saciar, este calor comenzaba a brotar desde mi estomago sin saber de donde provenía... mis pantalones comenzaban a ajustar más de lo usual...
Olimpia, su nombre que aun hace que la sangre fluya queriendo salir, impulsando cada zona erectible... los olores que percibía me volvían loco, no sabía que pasaba pero no podía quitar mi mirada de ella, buscaba cualquier oportunidad para poder estar cerca de ella, ansiaba tocarla, ansiaba poder oler su cabello, algo me decía que el poder tocar su piel me haría estremecer, que si podía rozar uno de sus pechos y que ella lo sintiera saciaría mi deseo de aquella desconocida sensación...

Un buen día, en su casa, mientras ella se desnudaba, estaba yo en la estancia, intentando descifrar que era esto que sentía... cuando pude escuchar la puerta abrir, los nervios no me dejaban ya que ansiaba el contemplar su cuerpo cubierto solo por su piel...

Ella entro a ducharse y yo mientras percibía su más exquisita fragancia, este calor de nuevo me invadió y tuve una erección pensando en ese cuerpo que tanto ansiaba tener, no sabía porque, no sabía cómo, pero quería tenerlo, morir entre sus aromas, sus curvas... 13 años, como puedo sentir esto....... lo siento...... lo siento..... Deseo estar más cerca.....

Mientras imaginaba como se veía al estar en la ducha, no dude en entrar a su recámara y ahí estaba, un sujetador blanco, de encaje, suave, tibio.......... mis manos lo tomaron y lo aproximaron a mi rostro, mi olfato se regocijó al probar la esencia mas maravillosa que el hombre podría descubrir...

no pude dejar de hacerlo hasta que el correr del agua cesó y los nervios volvieron a mi mientras el sujetador aun tibio estaba en mis manos... ella salió, me vio y sonrió, se acerca a mí con una sonrisa que jamás olvidare, su cabello mojado, cubría sus hombros mientras el brillo de su mirada me hipnotizaba y me dejaba petrificado.

Sus piernas escurrían envidiadas gotas de agua, la toalla que cubría su figura era lo único que me separaba del éxtasis. Se acerca a mi recitando "¿Que miras?", atónito, contemplo su figura, sus piernas, sus ojos.... arrodillándose frente mío, toma una de mis manos que sostenía el sujetador mientras la toalla resbala y mi mano se posa sobre su rostro mientras vislumbro el paraíso.

Jamás olvidare esos pechos, rosados, erectos, tersos, el ombligo mas profundo y el pubis interminable que ansiaba por recorrer.
Al cerrar los ojos, siento su respiración tan cerca de mi rostro que me hizo soltar el maravilloso sujetador para poder tocar uno de sus cabellos, al sentir la humedad de las gotas de agua sobre mí, estaba en el paraíso, la tenia para mí, me besaba, la sentía, la tocaba...

Al poder acariciar su espalda, temblaba, ya que deseaba acariciar sus nalgas, sus piernas hasta que sentí que ella acertaba en cada punto de mi cuerpo y yo hervía. Ingenuo pregunté: -¿Puedo tocarte?- Con una risa picara acento con la cabeza y mis manos recorrieron desde su espalda a dos maravillosas nalgas firmes, redondas y hermosas, descubría que su respiración me excitaba, recorría una y otra y otra vez hasta que decidí acercarme a sus pechos, al sentirlos, ella sonrió, tomo mi cabeza y acerco mis labios hacia ellos, no sabía qué hacer hasta que ella me dijo que hacer, "lámelos suavecito", "ahora aun mas despacito, muérdelos" no daba crédito a mi suerte hasta que ella se quito, me puso de pie y me desnudo, lo hizo tan excitante, tan romántico.... cuando bajo mis pantalones, ella toma con una mano mi pene erecto recorriéndolo desde mis testículos hasta mi glande; sentí su respiración en mi vientre y sus labios húmedos, hirvientes acariciar mi pene erecto.....

Ella me dijo -Mantente quieto, te gustara"...
Incrédulo, no dejaba de experimentar el inicio de mi vida sexual, no quería que se detuviera hasta que nuevamente gateo hasta mi y sentí el calor más exquisito de mi vida, el vaivén de sus pechos me enloquecía, aquel calor me mataba, tomando sus caderas, apretando sus nalgas, gemía, una opresión en el pecho provocada por mi corazón latente, me acercaba al éxtasis....

No pude dejar de pensar en lo bien que me sentía, en la delicia de su humedad, de su suavidad y ese rostro ruborizado que nunca imagine tocar.

Cuando su movimiento y gemidos aumentaron, desenterró un grito de placer que me volvió loco e inmediatamente después corrí tras de ella con el orgasmo que despertó mi sexualidad.

Hasta ahora la frecuento y el inicio de mi admiración, pasión y amor por las damas crece y crece hasta el día de mi muerte.

Espero hayan disfrutado de este relato y poder verlo publicado.
Muchas gracias por el espacio y nuevamente felicidades por su blog.

Saludos, Jorge

4 comentarios:

Diosa dijo...

delicioso Jorge, felicidades :)

LEONNA dijo...

AY JORGITO....YA ME EXCITE...
BIENVENIDOS SEAN TUS CUENTOS !!

Bort dijo...

Que onda Jorge, oye no jodas, muy buen relato, muy bueno. en serio.

Wuau!

Toda una fantasia no ?
Como no me pasa algo así chinga!

ojojojoj
Saludotes, soy bort de la cuna de judaz!

OSO NEGRILI dijo...

Hola y gracias de nuevo por esta oportunidad... es algo extremadamente excitante poder compartir mis vivencias con todos ustedes y en este espacio tan... cachondo... para mi seria un placer seguir compartiendo relatos de mi vida sexual y pensar que en algun punto de este planeta frio, hay personas de salngre tibia, hirviente y que se excitan............

Es un verdadero placer, saludos.

Subscribe