8:25

Safo, símbolo del amor lesbico

Publicado por Cayman |


Nacida en Eresos, en la isla de Lesbos, La «décima musa», fue para los griegos un milagro apenas comprensible. Iniciadora de un círculo de muchachas que, consagradas al servicio de las musas, se preparaban para su ulterior misión de mujeres, se convirtió en la alegoría y símbolo de la homosexualidad femenina, en el safismo, o amor lesbiano.

Fue una mujer que prodigaba un culto a Afrodita. La diosa de la mitología griega le servía como fuente de inspiración para sus famosos poemas en donde se enaltecían a las mujeres, cosa que era inusual en una época donde el género femenino se consideraba excluido de cualquier tipo de actividad pública o cultural.

En la isla que la vio nacer, Safo construyó un templo de adoración a su musa y, alrededor de él, comenzó a implantar clases a las mujeres que así lo deseaban como una crítica hacia el machismo de la época. En esa academia sólo se permitía la entrada de mujeres y las clases que se impartían trataban sobre la adoración a la mujer, por lo que se comenzó a relacionar a las estudiantes de esa academia con aquellas mujeres que sienten atracción por personas de su mismo sexo. La propia Safo acabó enamorándose de una de sus alumnas, pero su amor no fue correspondido, como tampoco lo fue su amor por su amigo místico Faon

Desesperada por tanto fracaso, se arrojó al mar desde la piedra de Léucade -esta piedra era usada por los enamorados para suicidarse-. Mientras vivió Safo, el lesbianismo se puso de moda y ofreció a los amantes de la comedia y la burla abundantes motivos de diversión. Pero una vez muerta no se volvió a oír hablar en Lesbos ni en el resto del territorio griego de notables casos de homosexualidad femenina. A las mujeres que se entregaban a tales juegos se les daba el nombre de tríbadas (del griego tribo, frotar), pero Luciano, el poeta griego de la época romana, las calificó de lesbianas por vez primera, y luego Marcial y Juvenal se encargaron de detallar estos amores lesbianos, de mujeres que no querían saber nada de los hombres.



Y sonríes seductora. Sí, esto
aterra mi corazón dentro del pecho,
pues tan pronto te miro un instante,
como ya me es imposible decir una palabra,
pues mi lengua desfallece; en seguida,
un fuego sutil irrumpe bajo mi piel,
nada veo con mis ojos, zumban
mis oídos,
se me esparce el sudor, un escalofrío
me apresa toda, estoy más pálida
que la hierba y me parece que
falta poco para morir.
Pero todo hay que soportarlo, pues esto es asi

3 comentarios:

Chronito dijo...

Interesante, ya había leído acerca de Safo y de la isla de lesbos.

Que cosas con los griegos, a los hombres les gustaba el arroz con popote y a las mujeres el estropajo.

Gabi-licious dijo...

Yo Cayman por eso Safo.. jojojo!!

Ya en serio, yo nunca habia escuchado de ella. Muy interesante tu post!

STEEL dijo...

NO SE DICE SAFO SE DICE...CHISPOTEO
SORRY ANDO MAMON...JAJAJAJAJAAAAA

Subscribe