10:08

Pilar e Inés

Publicado por Cayman |

Fue en un verano que termine mis estudios y encontré trabajo en una empresa que se encontraba en una pequeña ciudad al norte de mi estado –de esas ciudades que a menudo los capitalinos llamamos “pueblos” o “ranchos”-, una ciudad de esas llamadas “Mochas” tranquila pacifica donde lo más emocionante y esperado del año son las fiestas del santo patrono del pueblo y lo que menos esperas es encontrar mujeres desinhibidas sexualmente hablando y tampoco era lo que buscaba -hasta ese momento-, solo quería alejarme de la ciudad e iniciar una nueva vida lejos de todo.

Llegue a mi nuevo empleo, una empresa empacadora, donde el 95% del personal son mujeres –La mayoría muy guapas físicamente hablando, muy típico de la zona-, y como es en todos los lugares que llegas a trabajar ya se corre el rumor que llegara un nuevo jefe de producción que contrataron y que viene de fuera.

Al entrar a conocer las instalaciones y al personal, apenas pones un pie dentro de la planta y sientes las miradas de todo el personal. Cuando diriges la mirada hacia el personal de inmediato identificas a las personas, las mas tímidas desvían la mirada, las atrevidas, unas te miran de pies a cabeza como oscultandote y otras con la mirada retadora te dicen que son difíciles de manejar y las coquetas que junto con la mirad pizpireta la acompañan con una cálida sonrisa. A primera vista, en ese momento, te das cuenta que tipo de mujeres tendrás a tu cargo.

Pilar e Inés

Ya habían pasado un par de meses, ya estaba con las riendas conferidas a mi cargo, ya había confianza con todo el personal a mi cargo, con quien llevaba ya una buena relación más que de jefe, de amigos, soy un tipo simple, fácil de tratar, no me considero bien parecido pero siempre me dicen que inspiro confianza, tal era la confianza que continuamente llegaban hasta mi oficina las chicas a platicar sobre sus problemas, inquietudes, dudas y quejas.

Una tarde cuando termino el turno llegaron Pilar de 19 años (que es una mujer hermosa, blanca, alta, cabello largo hasta media espalda un cuerpo digno de una reina de belleza, y su carácter alegre era entre inocente y pícaro), e Inés de 18 su prima hermana, que cuando la conocí no hablaba nada, tímida a más no poder, solo se limitaba a seguir la plática dirigiendo sus verdes y enormes ojos, para entonces que esto paso ya lograba articular palabras y hacer bromas, yo me encontraba en mi escritorio y llegaron a platicar.

Pilar me conto de su novio, que no estaba muy convencida de andar con él y que tenían constantes problemas, cosas así muy típicas de su edad, Inés conto que nunca había tenido novio (debido a su timidez, creo yo, rechazaba a cuanto se le acercaba) y la plática me trajo el recuerdo de Sara mi ex novia, de quien estuve enamorado y habíamos vivido grandes experiencias juntos.

Con la confianza que ya les tenia –y tal vez por el largo periodo de abstinencia que ya sentía que me afectaba- les comencé a platicar de algunas de mis vivencias con Sara, les platique de esos besos profundos y pasionales que te dejaban sin aliento, que en ese momento no existían nadie más, de esos momentos de intimidad que tú querías que fueran eternos, de esas noches que se hacían días llenos de pasión, fue tanto y tan detallada mi platica que no había reparado en que yo ya tenía una fuerte erección-para mi fortuna yo estaba detrás del escritorio- Pilar e Inés estaban ruborizadas, boquiabiertas con mi relato, porque realmente me transporte a esos momentos y les relate muy detalladamente parte de mis vivencias, en ese momento sentí que me había excedido, pero fue sin ánimos de nada, la plática sola se dio.

Pilar aun ruborizada me dice, nunca he sentido eso en mi vida, que ganas que tu pudieras enseñarnos, Inés con los ojos tremendamente abiertos me miraba y asintió con un ligero movimiento de cabeza.

Continuara.........

Cortesía: Fernando Rost

2 comentarios:

Ann dijo...

wow!, pinta para una buena historia, lista para la sigueinte parte...

STEEL dijo...

HAZTE HUEY JELIPEEEEE ME SUENAAAA....SEEEEEEEEEEEEEEEE

Subscribe